arrowBlog
29.09.2015
#backtoschool: ¿dónde están los límites de Wordpress?

A día de hoy, WordPress es, de forma destacada, la solución web más extendida en la red. Según los últimos datos de w3trends.com, el 24,5% de todos los sitios web online utilizan esta plataforma.

Sin embargo, WordPress no es, ni de lejos, la solución óptima para cualquier proyecto.

Como ya se sabe, la plataforma no está concebida de raíz como un entorno de propósito general, sino como un solución web orientada a blogs.

Entre otras cosas, la gran implantación de WordPress, así como la usabilidad de su backoffice, han popularizado su uso de tal forma que se requiere la justificación al cliente cuando un proyecto no puede plantearse en esta plataforma, aún cuando así se ha solicitado.

Pues bien, pese a las bondades que pueda tener, WordPress sólo es práctico para proyectos no complejos y que sólo requieran la gestión de publicaciones y visibilidad sobre usuarios. Es decir, un blog o una web con gestión de noticias.


Para este tipo de proyectos, WordPress es una solución bastante práctica y económica, pues el coste de desarrollo es bajo en tiempo y recursos. Para el resto de proyectos, sin duda, existen otras plataformas que a corto, medio y largo plazo, ahorrarán tiempo, recursos y dolores de cabeza.

Entre los problemas comunes que encontraremos en proyectos que no cumplen estas premisas tenemos:

  • Diseño

En WordPress se trabaja con plantillas (themes). Como el coste para realizar una nueva plantilla a medida es elevado, en el 99,99% de los casos se adquiere una plantilla desarrollada de catálogos disponibles online. Sobre estas plantillas se adapta, con el máximo rigor gráfico posible, la imagen de marca del cliente, aunque invirtiendo horas para que no sea un simple reemplazo de logo y cambio de colores corporativos.

En cierta manera se está muy "atado" a lo que ofrece la plantilla y, aunque hay plantillas muy completas, en realidad adaptas el proyecto a la misma. En estos casos, casi es mejor olvidarse de las necesidades específicas que pueda necesitar una marca o proyecto. Además, como es tendencia que las plantillas intenten resolver el máximo de escenarios posibles (para captar compradores de las mismas), de cada vez son menos eficientes en cuanto a rendimiento y tiempo de respuesta.


- Estructura de datos y lógica de aplicación

En cuanto a contenido, de forma nativa WordPress gestiona básicamente publicaciones (posts) y páginas (pages). Todo lo que se salga de ahí, son abstracciones de estructuras y/u objetos personalizados que se añaden sobre el esquema de datos original. En el mejor de los casos, si la funcionalidad es muy común, se pueden encontrar plugins desarrollados por terceros. En la mayoría de casos estos plugins provocan caídas de rendimiento y problemas de convivencia con otros plugins que se requieran. A veces, la calidad del código de muchos de estos plugins no es todo lo buena que uno espera, y se echa en falta un código ético de desarrollo o entidad/organismo que filtre algunas soluciones realmente pobres.

Con el objetivo de llegar a tener una funcionalidad inicialmente no ofrecida por la plataforma WordPress, al final se dispone de un proyecto con multitud de plugins realizados por equipos de trabajo o autónomos independientes con múltiples problemas para que funcionen en armonía.

En relación a la gestión de los diferentes objetos, si el proyecto no es estándar, puede complicarse bastante la gestión del mismo desde el backoffice teniendo que acceder a numerosas secciones para cambiar el contenido de una sola página (a veces tantas como plugins hayas necesitado).

En estos casos, el escenario inicial de disponer de un backoffice WordPress intuitivo, como el de un blog personal, se diluye, siendo mucho más complejo que un administrador de cualquier plataforma de desarrollo estándar.


- E-commerce

Salvo para un catálogo de decenas de artículos, el planteamiento de un proyecto WordPress como herramienta de e-commerce carece de sentido. El pésimo rendimiento y gestión de la información obliga a invertir en sistemas y otros recursos para evitar colapsos de rendimiento en el website. Cualquier plataforma de e-commerce actual sin duda resuelve mejor que WordPress con WooCommerce o similar.

  • Seguridad y actualizaciones

Hay mucha bibliografía y documentación sobre los problemas de seguridad de WordPress y su fuerte atracción a intentos de ataque debido al enorme número de websites en WordPress que hemos comentado. Los problemas de ataques pueden mitigarse con políticas de seguridad severas. La resolución de los problemas de seguridad, junto con otras mejoras, derivan en las actualizaciones de versión que, periódicamente, hay que realizar. Es importante en este punto contar con algún recurso técnico o mantenimiento contratado pues las actualizaciones de versión suelen afectar a varios puntos, por ejemplo:

  • el theme que tengas: hay que ir con cuidado, pues teóricamente se ha personalizado y no debemos perder el aspecto y estilos. También puede ser que un theme no disponga de actualización para la nueva versión de WordPress. En esos casos todo se complica.
  • los plugins: con el problema añadido de plugins desatendidos por sus creadores y que no llegan a actualizarse, con lo que habrá que tocar código de dicho plugin o sustituirlo por otro similar. Si suele complicarse la convivencia entre plugins, el problema se acentúa en los cambios de versión con plugins actualizados y otros desatendidos.
  • sistemas: posibles implicaciones en sistemas, como actualizaciones de versiones, problemas de rendimiento y consumo de recursos, permisos, etc.

Es decir, un proyecto WordPress, como cualquier otro, requiere de un mantenimiento. Aunque estemos familiarizados con el backoffice, es mejor contar con una empresa/freelance/etc para este tipo de tareas.


En conclusión...

Hay que ir con cuidado con empresas o comerciales que, instintivamente, apuntan a WordPress como la mejor opción ya que es posible que no conozcan o no tengan capacidad en su equipo para analizar o plantear un proyecto de otra forma. Esta es una circunstancia que se da y que deja indefenso al cliente ante una inversión sobre la cual la empresa que ha iniciado el proyecto sin el análisis adecuado se ve incapaz de finalizarlo por desconocimiento técnico o por no poder resolverlo al precio pactado.

En todopatterson, cuando nos hemos encontrado con clientes que han venido de una situación así, en la mitad de las ocasiones hemos tenido que replantear el proyecto casi desde cero. Es importante analizar muy bien los requisitos inmediatos y a medio plazo de un proyecto para decidirse por la plataforma de desarrollo y utilizar cada una cuando corresponde.


 

todopatterson. - Juan F. Pedrosa Roig
A tu lado como: Director de proyectos

Artículos relacionados
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.