arrowBlog
05.06.2015
Cómo no sucumbir al caos en la gestión de proyectos

Uno de los principales problemas históricos de los equipos de desarrollo, en especial en IT, es la dirección y la organización de un proyecto.

Antes de la gestión de un proyecto y de su kick off oficial, encontramos otros estados anteriores, como el análisis comercial o su valoración. Pero estas fases se merecen un post aparte.

Una vez superados con éxito los estados anteriores, un proyecto gestionado sin metodología puede seguir el comportamiento de un gas: expandirse -hasta su fecha límite- y seguir expandiéndose, por mucho que se amplíe el plazo. En esta línea, aunque con más amplitud, célebre es la frase "El software es un gas: se expande hasta llenar su contenedor", de Nathan Myhrvold.

Toda empresa con área de desarrollo ha pasado por distintas realidades en lo que a gestión de proyectos se refiere. Realidades que evolucionan dependiendo del tamaño del equipo y del volumen y complejidad de los proyectos. Aunque los errores forman parte de la condición humana, la obligación es aprender de los mismos, intentar mitigarlos y, en la medida de lo posible, anticiparse a ellos.

Una manera de evitar el caos es utilizando una metodología de desarrollo. Actualmente existen muchas y muy diversas metodologías de desarrollo, desde las más conocidas de las ya lejanas clases de Ingeniería del Software (cascada, prototipado, etc), pasando por las metodologías "ágiles", otras más hipsters y algunas rompedoras.

En todopatterson utilizamos la metodología ágil SCRUM. Para quien no conozca la metodología SCRUM o quiera ampliar la información, le invitamos a leer "Explicando Scrum a mi abuela".

Como parte de la metodología, en podopatterson realizamos reuniones stand-up cada mañana. En estas reuniones, los miembros del equipo nos reunimos brevemente de pie e intervenimos en orden explicando las tareas que hicimos el día anterior, lo que tenemos previsto hacer el día que empieza y si hay algún elemento que nos esté bloqueando el desarrollo.

Estas reuniones, como el resto de acciones de la metodología, también tienen su protocolo y, sin ser extremistas, intentamos no caer en las malas prácticas:

 

 


Dicho esto, también es cierto que el día a día a veces implica ser flexibles, pero es importante velar para evitar la relajación de los procesos de la metodología.

En todopatterson apostamos por la metodología ágil SCRUM porque, de momento, nos está funcionando.


 

todopatterson. - Juan F. Pedrosa Roig
A tu lado como: Director de proyectos

Artículos relacionados
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.